Av. José María Torres Murciano 8 local B
Marbella

Domótica

La principal ventaja de disponer de una instalación domótica, es que dotamos de cierta “inteligencia” a la casa, de tal manera que hacemos “inteligentes” a los aparatos que antes eran “tontos”.

Pongamos un ejemplo: Una bombilla es “tonta”, ya que solo podrá hacer una única acción (encender/apagar) desde el pulsador al que físicamente esta unida.

En cambio si dotamos a esa misma bombilla de “inteligencia”, podrá realizar más acciones, por ejemplo, podemos hacer que se encienda al detectar presencia o que se apague sola por falta de presencia, podemos apagarla desde un botón de apagado general (junto al resto de luces que hemos vuelto “inteligentes”), podemos temporizar su encendido o su apagado, podemos regularla en intensidad o cambiar su tono de color si se trata de un LED RGB, incluso podemos asociar todos estos controles junto con otros dispositivos de la instalación (ej: persianas, clima, alarma,…) de tal forma que podemos ejecutar varias acciones al mismo tiempo, como por ejemplo:  apagar todas las luces de la casa, bajar todas las persianas, poner el clima a una temperatura menos exigente y conectar la alarma.

Para dotar de inteligencia a los dispositivos convencionales, solo hace falta conectarlos a dispositivos “inteligentes”, que son programados para ejecutar las órdenes que nosotros queramos. Es decir, para realizar servicios que nos permitan llevar una vida más cómoda, más segura, y sobre todo, más eficiente desde el punto de vista energético.